31.3.08

libros: tengo una debilidad

Dicen que la gripe dura una semana sin medicinas, y con medicinas siete días. Doy fe de que en mi caso ha sido así. La semana del 24 al 31 de marzo no ha existido para mí.

Siete días sin escuchar música. Poniéndome delante del ordenador sólo cuando tenía fuerzas para estar sentada diez minutos, y sin durar mucho más. Sin ver la tele. Sin seguir esos rituales que tenía últimamente como esperar a ver Sexo en Nueva York antes de irme a dormir. Siete días sin trabajar, excepto el miércoles, en que fui a la oficina y el resultado fue que tuve más fiebre esa noche y tuve que volver a encerrarme. Siete días hecha polvo de los que he pasado cinco en casa de mis padres, dejando que me cuidaran un poco y recuperando las costumbres de la infancia. Como leer una novela policiaca tras otra. Por ejemplo, éstas, en orden de lectura:

No hay nada en el mundo que me guste más que una buena novela negra. Menos mal que estaban ahí cuando yo las necesitaba. Al menos estos días he estado entretenida.

2 comentarios:

elhijodelchato dijo...

Hola. Desde el silencio llevo varios meses leyendo semanalmente este blog que tantas y tantas veces me hace sentir feliz. Muchas gracias por todo. Simplemente te escribo para preguntarte si puedo enlazarte desde mi blog (tomatemazos.blogspot.com), cosa que me haría bastante ilusión.

Ana Saturno dijo...

Hola!

Vaya, ¡claro que puedes enlazar el blog! Muchas gracias a ti por las visitas, y me alegro de que te guste leerlo (y que no te echen para atrás mis desvaríos raros y demás). Reconforta ver que puede servir para algo.

Me pasaré por tu blog, que no lo conocía.

Saludos y gracias de nuevo