3.9.08

perversiones: invierno del 92

Siempre me ha gustado Post secret. Empecé a leerlo poco después de que se creara, aunque no a diario. En la mayoría de los casos, las postales me hacían experimentar una extraña sensación de consuelo. No porque estuviera en ninguna de las situaciones o circunstancias descritas, que no era el caso, sino porque me ayudaban a admitir mis propias contradicciones, imperfecciones, pesadillas y desequilibrios.

Sería fácil creer que me consolaban simplemente porque mis pequeñas anomalías son boberías comparadas con la mayoría de las cosas que se cuentan allí. Pero en el fondo sé que eso era lo de menos. No se trataba de la magnitud de los secretos que se envían a ese blog, sino de la posibilidad de admitir que todos estamos hechos con líneas torcidas y no renglones rectos.

Un tema recurrente en los blogs que tratan sobre manifestaciones culturales algo alejadas del gusto de las masas (sea música, literatura, cine o lo que sea), es la capacidad que tenemos o no de admitirlo cuando nos gusta un producto mediático. Vicios secretos e inconfesables que muchas veces no admitimos ni siquiera ante nosotros mismos. Yo tengo ese camino muy bien recorrido ya y no me avergüenzo si me gusta algo que sale en televisión, como he comentado por aquí en otras entradas. Pero en ocasiones no resulta tan sencillo, y si no lo creen vean la que se ha montado en los comentarios de esta entrada de David S. Mordoh en Música en la mochila a cuenta de Coldplay.

Dándole vueltas a todo lo que se ha dicho allí hasta ahora, y luego conjuntándolo con lo que pensé viendo este vídeo de El Cuarteto de Nos, decidí inaugurar una nueva sección en Los Latidos: Perversiones. Todo lo que se sale del camino ejemplar de la rectitud.

Las próximas entradas, eso sí, serán más cortas, irán al grano y se dejarán de introducciones. Por ahora, aquí tienen el vídeo y lo que pensé viéndolo: "me hubiera gustado tanto estar allí, gritando 'otra rubia tarada'...".


5 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Lo del Mordoh ha sido fuerte y sólo por decir lo que de la gana y de muy buenas maneras, periodísticas. En fin...

El Cuarteto de Nos es un fenómeno a estudiar. Yo alucino con ellos, son un grupo multitudinario en Uruguay, Argentina y toda Sudamérica en general y por aquí pasan desapercibidos. La irreverencia de sus letras no les permitirán entrar en los 40 pero deberían tener más eco del que tienen.
Yo, como caigan por aquí a tocar, voy de corrido a botar y a gritar como un loco.

Besos, Ignacio

Ana Saturno dijo...

¡Hola!

Lo que dices de El Cuarteto lo pensaba yo hace un par de años cuando descubrí por casualidad a Soda Stereo (uno de mis grupos preferidos hoy por hoy). No entendía cómo demonios un grupo que convocaba multitudes en toda América aquí no se conocía lo más mínimo. Todavía sigo sin entenderlo, por qué tantos grupos sudamericanos son ninguneados aquí por sistema.

Creo que el establishment cultural español tiene miedo de que les roben su trozo de tarta. En España hay muchísima gente que sólo escucha música en español, y de eso se valen las discográficas para colocar como lo más de lo más auténticos truñitos, eso sí, made in Spain. Si los españoles empezaran a escuchar más grupos uruguayos, argentinos o mexicanos, ¿qué sería del negocio nacional?

Y así estamos, perdiéndonos cosas que valen la pena al ritmo que marcan los 40.

A mí me encanta "Raro", lo compré original hace unos meses y ahora que por fin tenemos coche lo ponemos todo el rato en el CD para cantar como locos por la autopista. Invierno del 92 es de las canciones que más me gustan, aunque casi todas están muy bien (abusan un poco de las rimas, pero eso ya es una opinión tiquismiquis). Y en España, ni mu. Se radió un poco Yendo a la casa de Damián y ya.

Así nos va.
Saludos

cerillasGaribaldi dijo...

Raro es un disco impresionante y yo también lo llevo en el coche. Lo de las rimas es, simplemente, una seña de identidad suramericana.
Conozco a muy poca gente que haya reparado en el Cuarteto de Nos pero el que lo ha hecho siempre ha sucumbido.
Oiré a Soda Stereo...

Ana Saturno dijo...

Sí, Ignacio, escúchalos, que vale mucho la pena. Eso sí, es un grupo de los 80 y tienen un sonido muy característico de aquellos años. Yo creo que empezaría por "Soda Sterero" y "Nada personal", los dos primeros, que me parece que fueron también los que yo escuché en primer lugar.

En España sólo se puede conseguir, que yo sepa, el recopilatorio que sacaron hace poco por la gira de conciertos que los reunió en el 2007. Se llama "Me verás volver", yo lo tengo también y es un buen recopilatorio, pero me hubiera gustado más poder conseguir los discos originales. En la wikipedia tienes muchísima información sobre ellos (http://es.wikipedia.org/wiki/Soda_Stereo).

Uno de mis amigos de Las Palmas es dominicano y cuando hablamos de Soda me decía que en toda Sudamérica fueron casi una religión, y sin embargo en España no fueron casi conocidos. Cada vez que leo sobre ellos entiendo menos esto último. Si algún día se juntaran los astros y la gira Me verás volver llegara a nuestro país, yo tengo claro que me iría a la ciudad que hiciera falta para verlos. Soñar es gratis, al fin y al cabo.

Jermanio dijo...

Léete, no van a pasar por España, a no ser que la comunidad latina en la piel de toro cambie la bachata por la música rock... impossible is.

Besos