20.5.08

vídeos: quedan 9 días (ideología)

Vivimos tiempos leves. La superficialidad se ha convertido en el pensamiento único. Todo aquel que intenta ir un poco más allá de lo establecido en cualquier ámbito cultural es tachado de friki. Todo aquel que intenta salir del cauce ficticio y superfluo en el que se ha convertido la política es tachado de radical. Los medios de comunicación contribuyen a la construcción de una sociedad vacía mediante la banalización de la información; ese proceso mediante el cual se aplica el mismo tratamiento a las noticias reales y el chismorreo carroñero, al tiempo que se manipula y se silencia cualquier atisbo de información que no favorezca ese espejismo que han creado como sociedad.

Una vez establecidas, aceptadas y arraigadas estas reglas del juego por parte de la mayoría, a los individuos incómodos nos quedan pocas formas efectivas de protestar, puesto que casi todas las formas de subversión son absorbidas y pervertidas por el sistema hasta eliminar todo su sentido. Y, sin embargo, ante este panorama es cada día más necesario encontrar el medio de hacerse oír, de decir yo no quiero, yo no estoy de acuerdo.

Aunque ese medio sea una conversación con algunos amigos en la que decir yo pienso distinto. Aunque sea un blog en el que se intenta hacer ver que hay algo más allá de lo que nos enseñan. Aunque sea un disco en el que todas las dudas, toda la inconformidad con lo que nos ha tocado vivir se pone en música y palabras.

Era así como empezaba la crítica del disco de Grande-Marlaska, El momento de hacer, que nunca llegué a escribir. Me costó trabajo en su día que el disco llegara a convencerme. Hacía bastante tiempo que no escuchaba este estilo de música pop y tuve que volver a andar el camino de hace años, recuperando incluso los discos de entonces. Al final, ha sido probablemente lo que más he puesto en el reproductor de CDs en los últimos meses. Ahora, después de que acabara subyugada y enamorada de estas canciones, no puedo escuchar Ideología sin cantar el estribillo y que se me pongan los pelos de punta al oír y decir "nada".

Y por fin, después de todos estos meses viendo sus conciertos pasar por otras ciudades, llegará el Primavera Sound y yo estaré allí.

3 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Algo que me cuesta creer es que friki y radical sean palabras denostadas, pero es así. Lo que ocurre es que no nos damos cuenta de que siempre ha sido así.

Las minorías siempre son y serán denostadas, porque cuando creemos que el mundo ha cambiado un poco y podría aceptar que la singuralidad y la osadía pueden ser consideradas como algo positivo, no nos damos cuenta que la masa nos ha engullido en su burguesía y que, sencillamente, estamos viendo la vida desde su perspectiva. Hay que revolverse para recuperar el sentido común y precibir que todo sigue igual y que los frikis eran los tontos de la clase para el resto, que siempre eran, son y serán mayoría.

Sin tanta profundidad, me gusta mucho más tu mix: 2008#10, quizás porque conozco más cosas, aunque sigo esperando el popero que prometiste.

En placer bucear por tu blog, Ignacio

Ana Saturno dijo...

Hola, Ignacio:

Me alegro de verte de nuevo por aquí. :-)

Me gusta eso de "revolverse". Yo lo llamo "mi derecho al pataleo", pero viene a ser más o menos lo mismo. Intento no dejarme engullir por la masa, como tú dices, y seguir haciéndome las mismas preguntas de siempre, seguir cuestionando todo lo que veo y escucho. No sé si sirve para algo aparte de para ser menos feliz que muchas personas que no se plantean las cosas de la misma manera, pero me gusta pensar que sí. Al menos para poder mantener una cierta coherencia conmigo misma.

El siguiente mix seguramente estará hoy, y sí, es más pop. Más triste también, ya aviso. Supongo que mirando todos los mixes que he subido desde enero del 2007 se puede ver una cierta evolución, o al menos yo la veo, pero quizá sea porque ya la conozco. De entonces para acá he ido añadiendo más variedad de estilos, me he dispersado un poco más. Las canciones que más me han gustado por ahora este año no tienen nada que ver con mis preferidas del año pasado, aunque aquellas me siguen gustando tanto como entonces. Yo lo veo como algo positivo.

Bueno, no doy más la lata.
Saludos

cerillasGaribaldi dijo...

La no felicidad o el inconformismo es el peaje que hay que pagar por ser inmensamente felices con detalles de la vida que mucha gente no llega a percibir.

No pretendo ser pretencioso, pero de alguna forma tengo que liberar la tristeza y la impotencia que consume nuestras vidas.

Sigo leyendo, Ignacio