26.3.09

discos. novedades españolas

Me tomo una manzanilla en una taza con publicidad de Telefónica mientras escucho la lluvia caer. Miro la taza con desconfianza, sobre todo por el eslogan absurdo que se lee debajo del logo de la empresa: "_reivindica lo simple", con ese guión bajo inicial que contradice el enunciado desde antes de ser leído.

Esta mañana hacía sol en Las Palmas, pero desde el mediodía el tiempo ha cambiado y ahora hace un día de perros en toda regla. Supongo que el apropiado para escuchar discos como Home, de Peter Broderick, a quién yo no conocía hasta que lo recomendaron en Música en la mochila durante estos días. Leo despacio el nombre, pe-ter-bro-de-rick, y me da la sensación de que se ha escapado de una de las novelas de los Cinco que yo devoraba de pequeña.

Sé que no estoy hablando de lo que debería, pero resulta difícil sustraerse a la música que escucho mientras escribo. Sin embargo, le haré caso a Telefónica y dejaré de irme por las ramas.

La escena musical nacional, la que más o menos nos compete o interesa, o la que alcanzamos a rozar por aquí en algunas ocasiones, está bastante revuelta estos días. Hay un buen puñado de novedades frescas que echarse a los oídos para luego desmenuzar, y más que irán saliendo. No todas me interesan, ni a priori, ni, lamentablemente, a posteriori, pero este año estoy de un humor tan raro que hasta me veo dispuesta a contradecirme y escuchar cosas que en condiciones normales pasaría por alto. Quizá sea sólo la avidez de encontrar algo bueno, o tal vez la necesidad de despegarme de los discos del año pasado, que no terminan de liberarme, quién sabe.

El primer estreno, con su larga polémica incluida, ha sido el de La Bien Querida, con su flamante disco Romancero. Leí todos los comentarios que se iban haciendo en esta entrada de la página de la nadadora antes de escuchar el disco. También los que se hicieron en esta otra entrada de 360º de Separación. Cuando por fin escuché el disco tuve que admitir que, por muchas ganas que le tuviera, estaba más cerca de las opiniones críticas que de las entusiastas. No es que el disco no me guste, eso es algo que no puedo decir. Pero me gusta mucho menos de lo que me podría haber gustado si hubiese estado planteado de otra forma. En este caso yo también hubiese preferido una producción más sobria, íntima y sencilla. Como dirían los señores publicistas de esa multinacional, más simple. Y en el fondo es triste pensar que el disco podría haber sido muchísmo mejor de lo que es. Con las mismas canciones, pero un acabado distinto. Puede que lo peor que le veo sea la sensación de que la voz está superpuesta en todas las canciones, como si no hubiera conexión entre ella y la música.

Si tuviera que quedarme con alguna canción creo que sería con Corpus Christi. Pero en el fondo tengo la sensación de que, después de ponerlo una y otra vez estos días intentando encontrarle la gracia, es muy probable que no vuelva a escucharlo muchas más veces.

Claro que, ¿para qué molestarme en criticar a La Bien Querida si lo que viene ahora es mucho peor? Peor no sólo por la dimensión de la catástrofe, sino también porque en este caso a mí me duele mucho más.

1999 es el título del disco nuevo de Love of Lesbian, y la primera decepción que me dan desde que Maniobras de escapismo se convirtió en uno de mis discos preferidos hace unos años. No puedo decir que no me hubieran advertido, porque para eso estaban los chicos de commonpeoplemusic, siempre tan acertados. Pero yo no quise creerlo hasta que no lo hubiera comprobado por mí misma y, después de algunos momentos de tensión porque no había manera de encontrar el orden correcto de las canciones en internet, ayer me puse a escuchar el disco.

Empezó a sonar Allí donde solíamos gritar y pensé que la cosa no podía ir tan mal si el principio era ése. No es que sea una canción maravillosa, pero tampoco desentona con la línea habitual de LOL. A continuación, Club de fans de John Boy me reafirmó en mis ganas de mantener la fe. Es una buena canción, dan hasta ganas de bailar mientras se canta su letra a todo pulmón. Soy capaz de aguantar incluso esos sonidos de sintetizadores que intercalan. Las malas lenguas... bueno, no me parece nada del otro mundo, pero puedo soportarla. Y entonces... Entonces empezó el declive.

Por dios, ¿qué demonios es eso de Algunas plantas? ¿Qué han hecho? ¿Por qué? Es que es tan espantosa que casi deja en buen lugar el despropósito de 9.6 en el disco de La Bien Querida. Repito, ¿por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Por más vueltas que le doy no lo entiendo. No sé si es sólo por esta canción, pero el disco ya no vuelve a remontar el vuelo para mí. No me creo ni por un segundo Cuestiones de familia, aquello que antaño me atrapaba y me encandilaba hoy me deja fría. Y a partir de ahí ya me chirría todo, me chirrían las letras, las palabras (¿ectoplasta?), los arreglos y las fanfarrias. En algunos casos más que en otros, recuerdo haber pegado respingos de auténtico horror mientras escuchaba algunas de las frases, que parecen metidas con calzador. Ahora estoy escuchando el disco de nuevo y no soy capaz de encontrarlas, pero créanme que las hay. Sólo que no tengo ganas de seguir buscando.

A ratos pienso que podría disfrutar de algunas canciones si las escuchara con un espíritu menos crítico, como por ejemplo con Te hiero mucho (Historia del amante guisante). Pero luego llega Miau, por ejemplo, y vuelvo a pensar que no, que el problema no soy yo.

El caso es que la idea del disco es bonita y ambiciosa, el presentarlo como un álbum de fotos que recorre la historia de amor de una pareja, de principio a fin. Pero lo bueno se queda en la idea y el resultado es pésimo. En este caso sí, debo decir que el disco no me gusta nada. Supongo que viniendo de una fans total esto puede ser tanto una opinión completamente objetiva y dolorosa como una pataleta de indignación. Es decir, que no sé si deben darle crédito. Pero lo que sí puedo asegurar es que éste será el primer disco de LOL que no compre desde que los conocí y empecé a hacerme con todo lo que encontraba de ellos en las tiendas. Y que me da mucha pena.

En el otro extremo está lo que me ha pasado con el single nuevo de La Buena Vida. Es un grupo al que dejé de seguirle la pista hace muchos años. Bueno, en realidad lo que pasa es que sus dos primeros discos fueron muy importantes para mí y después de ellos nunca sentí la necesidad de escuchar ninguno de los posteriores. Supongo que es un comportamiento extraño: en lugar de correr a buscar los discos de un grupo que me gustaba tanto, obvié que existían y no los escuché nunca. A día de hoy siguen siendo una asignatura pendiente que tampoco echo de menos. Así pues, cuando decidí escuchar este nuevo sencillo no esperaba nada.

Y las tres canciones me han gustado bastante. Hay también una entrada al respecto en la página de la nadadora, aunque no ha suscitado tanta polémica como la de La Bien Querida. En este caso, supongo que mi posición es justo la contraria que con Love of Lesbian. Esperaba que no me gustaran demasiado y me he llevado una agradable sorpresa al ver que sí, que las tolero bastante bien. Creo que Puede que sea hoy el día es la que veo más floja, pero en general creo que me han dado ganas de esuchar el disco cuando salga. Ése es el objetivo de un sencillo de adelanto, ¿no?

Y por fin vamos a por la última novedad española de estos días. En la cama con Anntona es el segundo disco de Anntona, sin contar con aquel fantástico Split CD-R que sacaron con Espanto. En este caso, sí esperaba mucho del disco y no me ha defraudado. Por eso hablo de él en último lugar, porque dejo lo mejor para el final.

Cuando las canciones empezaron a aparecer en El Ruido de la Calle, corrí a escucharlas y sufrí un shock considerable con la primera de ellas, Nunca es tarde. Tal y como intenté explicar en los comentarios de una de aquellas entradas, tengo problemas serios para poder escuchar esa canción. No puedo evitar acordarme de las murgas del Carnaval de Las Palmas, antes tan divertidas y ahora tan insoportables, y no soy capaz de oírla. De hecho, pongo el disco a partir de la segunda canción, que afortunadamente es Y además bastante fea. Desde que empieza el ritmillo mis pies se ponen a moverse y yo a cantar y a partir de ahí me paso el resto del disco encantada.

Si quieren leer una crítica detallada, lo mejor es que corran a leer las entradas individuales de El Ruido de la Calle, donde se desgrana canción por canción. Si quieren mi opinión, es que en conjunto el disco es fantástico y muy sólido. Uno termina de escucharlo y sigue con ganas de más, de que no se hubiera terminado tan pronto. Y eso, en los tiempos que corren, es una gran virtud.

Si tuviera que elegir que canción me gusta menos, obviando mis problemas con la primera, es posible que sea Dos paquetes cien. No termino de cogerle el tranquillo. Y en cuanto a mis preferidas... Es muy difícil elegir entre tanta canción buena: Y además bastante fea, Podía volar, Tú hueles mejor, Alfonso de Hohenlohe. Esta última, por cierto, es una versión de Cono, un grupo del que yo nunca había oído hablar y del que sigo en la inopia absoluta, porque Mr. Google no ha querido iluminar mi búsqueda al respecto ni con un mísero rayito de sol y conocimiento. La canción me parece fabulosa, así que trataré de seguir investigando, aunque pocas esperanzas tengo.

En fin, si eligen un disco español para escuchar este mes, que sea el de Anntona. No es que quiera hacer un resumen tan expeditivo porque sí, es que estoy como los de Telefónica, simplificando.

8 comentarios:

Jermanio dijo...

¿El tema se llama DOS PAQUETES CIEN?

¡¡Como lo que repetía insistentemente el señor que vendía chicles en la estación de metro de Ciudad Universitaria cuando yo estudiaba allí!!

Coño, no recuerdo qué pasó con la llegada del euro, pero la frase me acaba de dar un magdalenazo proustiano muy contundente.

Besos

Freire dijo...

Joder, pues yo Annatona no lo soporté!! creo que no llegué a escuchar ni dos canciones antes de borrarlo. Pensé: "otros que van de modernos y no hacen más que mierda..."
Por el contrario el disco de Love of Lesbian me ha gustado y bastante. Acepto que no sea tan bueno como los anteriores pero tiene buenos temas, las tres primeras canciones y 1999 me encantan.
Sobre el disco de La Buena Vida no puedo comentar nada porque no lo he escuchado y no lo voy a hacer: cada vez que he intentado escucharlos acabo tremendamente aburrido.
Estoy escuchando el disco de LOL mientras escribo esto y no entiendo que te haya desiluosonado tanto. En fin...

Ana Saturno dijo...

Hola, niños:

Sí, lo de Dos paquetes cien es justo por el señor de los chicles. :-)

Tengan en cuenta que esta entrada ha sido escrita a lo largo de 4 días distintos. Todavía no sé ni cómo conseguí terminarla. El disco de LOL lo he escuchado durante todos esos 4 días, intentando que me gustara un poco más. Del horror absoluto inicial pasé al desapego, sin más. Probablemente no son ellos, sino yo, pero tengo claro que éste no es el disco que me hubiera gustado. Hubiera preferido algo más sencillo, menos fuegos artificiales que sólo me parecen eso, artificiales.

De todas formas, hay otra crítica por ahí, en Jenesaispop y le ponen un 7/10, así que probablemente sólo sea yo, que estoy gruñona. O no, yo qué sé.

Besos

Freire dijo...

Has estado escribiendo durante 4 dias seguidos y escuchando el disco de LOL!!!! no me extraña que no te guste ;)
Yo ahora estoy escuchando el Maniobras de escapismo y es bastante mejor que 1999. Probablemente este de acuerdo con el 7/10, además empiezo a tener la sensación de que cuanto más escuche el disco menos me van a gustar alguna de las canciones, así que acabaré escuchando las 5-6 que más me gusten y punto.

Ana Saturno dijo...

Ah, es que si no habías oído los anteriores, no cuenta :-p

Es broma, pero sólo en parte. Después de oír Maniobras de escapismo comprobarás que Cuentos chinos para niños del Japón es bueno también, aunque no tanto, y que 1999 es la cuesta abajo sin medida. Creo yo, vamos. Ya me contarás qué te va pareciendo Maniobras.

galeote dijo...

Con uno que mencionase alguna bondad significativa del disco de Love of Lesbian más allá de "es muy bueno" o "me emociona mazo" yo me daría por satisfecho. Pero está jodido por lo que se ve. No te equivocas con La Bien Querida, es un colar maldades por la puerta trasera que no debe tolerarse.

Freire dijo...

Ya habia escuchado antes maniobras de escapismo y cuentos chinos.... Ahora estoy en plena semana de LOL por eso me toca repasarlos todos. Sin duda, 1999 es el más flojo de los tres pero "me emociona mazo"

elhijodelchato dijo...

Qué suerte tenemos de que exista la disparidad. Para mi "1999" es, y creo que a día de hoy está claro que lo he escuchado lo suficiente, el mejor de los 3 discos que tienen en español.