9.10.08

variedad de jueves tormentoso

Tenía razón Jenaro cuando dijo ayer en su blog que este año en Las Palmas estamos teniendo otoño. Por primera vez desde que puedo recordar octubre ha llegado con nubes, mucha lluvia y mucho viento, en lugar de soleado y caluroso. No sé aún si esto me gusta, pero no estoy llevando tan mal las inclemencias climáticas como otras veces en que las nubes me amargan el día a día.

Esta semana he descubierto que a Manos de Topo, o al menos al director del vídeo de Es feo, le gusta El Hormiguero y han preparado un efecto mariposa como los de Marron. Eso sí, la épica de uno y otros no tienen nada que ver, como tampoco la lírica. Y creo que voy a aprovechar que el vídeo me ha gustado mucho para escuchar de una bendita vez el disco completo, que aún no lo he hecho y no sé si es por miedo de descubrir en qué lado de la balanza tengo que ponerme, después de tanto leer que a este grupo sólo puedes odiarlo o amarlo.

También quiero escuchar a otro grupo, Zona Negativa, que no los conocía hasta hoy, pero leyendo esta magnífica entrada de Nauseated me he preguntado una y otra vez por qué. La entrada me ha gustado no sólo porque me sugiriera un grupo nuevo para descubrir, sino porque me ha hecho plantearme y replantearme algunas cosas que quizá había dado por supuestas demasiado pronto. Digamos que me ha ofrecido un punto de vista distinto y eso siempre es de agradecer.

No les he dicho que hace un par de semanas me llegó por fin este disco, que hace bastante tiempo que llevaba buscando por las tiendas en cada viaje a Madrid y al final me decidí a encargarlo en una de las tiendas asociadas a Amazon. Nunca había pedido nada que no fuera a Amazon directamente, pero esta vez no había alternativa, y el resultado fue excelente. El disco me llegó en menos de una semana, en perfecto estado, y eso que creo que no venía del Reino Unido, sino de Estados Unidos. Ahora ya tengo un huequito menos de ésos que duelen en la colección de CDs.

Esta semana, aparte de canciones electropop como ya les conté, he escuchado un par de mixes. Éste, bastante celebrado por los blogs, de Cousin Cole & Pocketknife, que me gusta mucho al principio, pero luego empieza a interesarme bastante menos; y este otro, de Buraka Som Sistema, con el que me pasa al revés, tiene un momento de bajón (para mí) al principio y luego remonta y se vuelve fantástico.

De todas formas, si hay una canción que me ha enganchado estas dos últimas semanas ha sido la versión de I want more, de Can, que hicieron Finitribe. Llegué a ella gracias a esta entrada de .out y creo que la incluiré en el próximo mix de Los Latidos (ése que tiene más de veinte canciones ya peleando para conseguir hacerse un hueco en él).

En Madrid va a cerrar el mercado de Fuencarral y un cachito más de mi vida allí morirá con él. Cuando abrió supuso un pequeño revuelo para mis amigas y para mí. Estábamos aún en el Colegio Mayor y éramos las más modernas del mundo, o eso pensábamos, o eso intentábamos, o no sé, pero cosas como el mercado parecían nuevas y excitantes. Con los años las tiendas que tenía fueron cambiando y yo ya nunca compraba nada allí, pero aún iba a visitar la tienda de discos del piso de arriba y a buscar la Mondosonoro en los asientos del entresuelo. Ahora en la calle Fuencarral se dan codazos Burberry, Levi's y Puma, y todas las tiendas tienen precios prohibitivos y pretenden vestir a los niños pijos. Y si de verdad es una tienda Inditex más en lo que va a convertirse el edificio (tampoco veo muchas más opciones), es que se siguen dando pasos hacia esa ciudad fashion impersonal y espantosa en la que pretenden convertir la capital.

Claro que allí están pasando cosas mucho peores y más graves sin que nadie diga "Alto ahí" y cada cosa nueva que leo me parece más espeluznante.

En cuanto a cosas más frívolas, el concepto portería del Facebook me va quedando clarito, clarito. En dos días, una de mis amigas pasó de estar "soltera" a "en una relación" y otra justo al contrario. Siendo personas que viven en ciudades distintas que yo y a las que hace mucho tiempo que no veo, no deja de tener su gracia que me entere de su vida sentimental y no de dónde trabajan o de qué hacen ahora en sus ratos libres. A pesar de lo indiscreto y de la cantidad de tiempo que podría llegar a perder con él, sigo teniendo que agradecerle que me ayudara a recuperar el contacto con muchas de las personas que he ido perdiendo en mi vida, así que la utilidad la veo clara aunque se parezca demasiado al centro de control de un Gran Hermano vigilante.

No he terminado el libro de John Connolly y probablemente tarde, porque he vuelto a sumergirme en el maravilloso mundo de los tests del carnet de conducir. A ver si es verdad que a la tercera va la vencida y me libero de esta penitencia de una bendita vez.

Ya queda menos para el fin de semana.

1 comentario:

cerillasGaribaldi dijo...

Me gustan tus fogonazos, pero son demasiadas referencias para mí, no soy capaz de mantener ese ritmo de innovación. Lo del Mercado de Fuencarral es ley de vida, se está conviertiendo en la milla de oro de la moda y eso cuesta money... los ingleses para eso son más nobles.

Y lo de Madrid, que te voy a contar. Yo soy optimista y pienso que cuando hay tanta disociación entre un parte minoritaria del pueblo y su gobierno (apoyado por una gran mayoría) es cuando nacen las cosas que merecen la pena; llegará una pequeña revolución que nos alegrará la vida.

Besos, Ignacio