2.6.08

variedad de lunes (ii)

Cuesta volver a la realidad tras pasar tres días metida en una burbuja musical.

En Las Palmas hace frío y viento, algo que me parece casi absurdo. Me pregunto por qué últimamente tengo esta necesidad de dar el parte meteorológico al escribir aquí y creo que la respuesta es que el tiempo influye mucho más de lo que parece en mi estado de ánimo estos días. Volver al trabajo, sentarme en la silla de la oficina tantas horas, se me hace toda una odisea, casi tanto como lo fue ayer la vuelta en avión desde Barcelona. Tres días de pie desde por la tarde hasta la madrugada, con los pies hechos cisco de bailar y saltar, y todo parecía soportable, y de pronto, pasar tres horas sentada en la salida de emergencia de un avión (y, por tanto, más cómoda que otros pasajeros) fue para mí como una travesía del desierto. El cuerpo me está pasando factura por lo mal que lo he tratado estos días en forma de dos calenturas enormes, tanto que parezco Ana Obregón después de una de sus visitas al cirujano, pero sólo en la mitad de la boca. Todo un poema.

Lo único que me ayudó esta mañana a sobrellevar mis múltiples quejas de persona malcriada del primer mundo fue el último disco de Expérience, que no lo había escuchado aún en condiciones porque mi proceso de ponerme las pilas para el Primavera había relegado todo lo demás para la vuelta. He estado intentando encontrar las letras del disco en francés, pero no lo he conseguido. Aún así, en algún momento haré una entrada como se merece y no una simple mención como ésta. El disco, por lo pronto, me parece magnífico. probertoj habló de él en su día en Hipersónica, así que enlazo su crítica y prometo que la mía llegará en algún momento.

Durante el viaje leí en El País una noticia que ahora no encuentro en su web, pero sí en la de El Mundo. Estar allí sentada, sin haber digerido aún todo lo que había visto y oído, y estar leyendo ya sobre el festival del año que viene era casi como una metáfora de la vida moderna, de la aceleración a la que estamos sometidos y de la insaciabilidad de la sociedad. Si no paro en algún momento para analizar, diseccionar y plasmar aquí toda una serie de cosas, acabarán cayendo en el olvido de nuevo, y eso es algo que no me gustaría. No hice crónica del Primavera el año pasado, pero sí escribí notas sueltas en una libreta que conservo. Este año quiero hacer como mínimo lo mismo, aunque quizá el medio sea este blog.

Entre el resto de las cosas que leo hay un artículo nuevo sobre la guerra de los festivales, ésa en la que somos nosotros, el público, quienes vamos a salir perdiendo. Sé que en la Rockdelux de este mes se trata lo mismo porque vi la portada en el aeropuerto, pero a Las Palmas no ha llegado y yo se la compro a mi quiosquero, que me la guarda todos los meses, así que aún no he podido leer su artículo.

Me entero por medio del blog de anhh de que el sustituto de Fly Music va a ser Disney Channel y me entra la desolación. ¿Les he contado alguna vez la teoría de que Disney es fascista? Pues yo la suscribo.

Me entero por medio de La Blogotheque de que a Konono Nº1 no les ha llegado la visa que necesitaban para dar un concierto en el Reino Unido y me pregunto qué pasará con el Sónar, que es mi próxima meta volante.

Y entonces me acuerdo de que anoche revisé el correo por encima y me encontré con los horarios, que ya están en la web. Que me costó abrir el pdf y al hacerlo me encontré con que Justice coinciden con Roísín Murphy. Que en ese momento decidí que tenía que tomarme un respiro mental.

No habrá cuenta atrás para el Sónar, a pesar de que me apetece tanto como el Primavera o incluso más... musicalmente. Si no he hablado tanto de él es porque aún lo tengo en el aire, sé que voy, pero aún no con quien, y aunque tendré buena compañía seguro, nunca podrá serlo tanto como en el Primavera. Y es que de este festival, a pesar de que hubo muchos conciertos buenos y alguno que me pareció incluso memorable, lo que más he disfrutado ha sido el reencuentro con algunos de mis amigos de Madrid. Éramos un mini-grupo, porque este año no pudieron venir todos los que querían (el trabajo y esas cosas tan agradables que uno tiene que hacer para subsistir y darse caprichos a los que luego no puede asistir porque está trabajando...), pero a los que fueron me alegré muchísimo de verlos y pasar con ellos los conciertos.

También fue estupendo poder conocer a dos de mis bloggers preferidos, probertoj e Iván, que son encantadores en persona y da gusto hablar un rato con ellos.

Así que, a todos, gracias por la compañía y por hacer que estos días hayan sido tan buenos que hoy me sienta como gallina sin nidal. Es posible que mis vacaciones de este año sean en Madrid, así que algunos no se librarán de mí tan fácilmente.

8 comentarios:

Mr. Sandman dijo...

Chica, las mujeres aguantáis como unas campeonas. Yo sólo he tenido dos días de festival tomándomelo en plan tranquilo y estoy reventado. Como para haber estado bailando y saltando durante tres días.

Espero que te lo hayas pasado muy bien. Y espero también una crónica :).

Ana Saturno dijo...

Habrá crónica, pero dudo mucho que sea tan buena como la tuya del Electric Weekend, que la acabo de leer y me ha encantado: amena y cristalina. A ver si recupero las fotos y me pongo con ello.

Besos

probertoj dijo...

Ana, en el correo tienes solución a uno de tus problemas ;)

Un placer conoceros a todos. La próxima, con cervezas de por medio, que se nos quedaron pendientes tanto ir de aquí para allá.

Ana Saturno dijo...

Muchísimas gracias por el correo. Ahora sí que no tengo excusa para ponerme a exprimir el disco y escribir algo que se parezca a una crítica. :-D

Saludos

cerillasGaribaldi dijo...

El avión y los aeropuertos son agotadores, menos mal que nos quedan los conciertos para descansar. Y lo de la lluvia, lo mismo, aquí llevamos la depresión como podemos hasta que salga el sol.

Te copio a Probertoj e Iván, para aprender de todos vosotros un poquito.

Un placer verte de regreso, Ignacio

Mr. Sandman dijo...

Me alegro que te haya gustado la crónica pero me vas a permitir que sea yo quien dude que tu crónica no estará mejor escrita y que no vaya a resultar bastante más entretenida de leer que la mía.

Y si además prometes fotos pues miel sobre hojuelas :).

anhh dijo...

Sobre el tema de los visados y los artistas africanos en el Reino Unido:

http://www.independent.co.uk/arts-entertainment/music/features/something-to-declare-new-visa-requirements-are-leading-to-cancelled-concerts-and-tours-835780.html

Ana Saturno dijo...

¡Muchas gracias a todos! Así da gusto escribir, de verdad.

Saludos