18.6.08

breves: volando voy

Hoy ha sido uno de esos días terribles. Errores de hace un mes en la oficina que saltan hoy y hay que corregir durante horas, papeleo y burocracia para empezar el día, dolor de pies para terminarlo... En fin. En un ratito estaré haciendo la maleta y tratando de olvidarme de todo eso.

Mañana vuelvo a levantarme a esa hora indecente e inmoral que son las cinco de la mañana para coger el vuelo de las 06:20. Espero que los pasajeros de las filas cercanas sean más silenciosos que los de la última vez y me dejen dormir en el avión. Pero, por si acaso necesito algún bálsamo sonoro que me ayude, intentaré llevar en el iPod discos que me relajen, que a esa hora los voy a necesitar. Experiencias anteriores demostraron que estos discos son excelentes compañeros de vuelo para horas infernales:

No es que sean pocos, es que el primero de ellos me acompañó en todos mis viajes durante muchos años. Lo tenía grabado en cinta y lo llevaba en el walkman cada vez que volaba. Para una estudiante canaria en Madrid no es que fueran muchas veces, pero las seis al año (contando ida y vuelta) no me las quitaba nadie. Acabé comprándolo una bonita tarde de lluvia en el Madrid Rock que estaba cerca de la plaza de las Comendadoras. Si esta noche aún me quedan fuerzas, miraré a ver si también lo tengo en mp3 para llevármelo.

Este blog se toma un descanso durante cuatro días. Volveré con los pies más doloridos que hoy, pero seguro que mucho más contenta. Prometo hacer crónicas del Sónar a la vuelta, pero más cortitas que las del Primavera.

Feliz fin de semana a todos.

1 comentario:

cerillasGaribaldi dijo...

Me das envidia y no me la das. Deseo que lo pases en grande en el Sónar y te esperamos hasta tu regreso, pero el Sónar no está hecho para mis sentidos, el Primavera sí, y no podría aguantar un finde como el que te espera.

Cuéntanos que te esperamos.