25.6.08

the end: el palacio de la música

Otro cine que muere en Madrid.

Cada dos por tres aparece una noticia como ésta, de las que me hacen pensar que cuando me fui de Madrid no me daba cuenta de que estaba muriendo una época. Algún día no conoceré mi segunda casa cuando vaya de visita.

Mierda de globalización y mierda de fashionismo y de ciudades-fotocopia.

3 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Cuando cerraron el cine Covadonga, templo de todo en Madrid, el edificio lo arrendaron Victor Manuel e Inmanol Arias, entre otros, e hicieron unas declaraciones que estarán en la hemeroteca: 'Lo hacemos para salvar el último cine de barrio'.

Después se incendió misteriosamente y ahora hay apartamentos y un Hollywood muy en la linea de tu "Mierda de globalización y mierda de fashionismo y de ciudades-fotocopia."

Yo que vivo en Madrid, me cuesta un huevo ir al cine por lo lejos que están y porque procuro evitar los cines de más de 3 o 4 salas, ya que el resto huelen a Nachos y a mantequilla frita.

Besos, Ignacio

Ana Saturno dijo...

Ay, Ignacio, esos incendios misteriosos siempre tan oportunos.

Por suerte, mis cines preferidos de Madrid siguen existiendo (Alphaville, Ideal, Princesa y la mayoría de los Renoir, incluso le tengo cariño a los Conde Duque de Santa Engracia porque vivía al lado y los frecuenté mucho). Pero lo que cambia cada vez más es la Gran Vía y sus alrededores, y dentro de poco no va a quedar nada de esa calle tan señorial con sus cines y sus boutiques de toda la vida y tan provinciana al mismo tiempo. Se la van a cargar por medio de Inditex y los demás imperios actuales.

En Las Palmas yo también evito esos cines embutidos en centros comerciales, lo malo es que ya sólo me queda uno que no es así. Espero que resista.

Besos

cerillasGaribaldi dijo...

Lo bueno es que la Gran Vía está recuperándose como gran eje cultural, contracultural y, sobre todo, moderno y popero. Está volviendo a ser la modernidad de Madrid, tal y como alguna vez me ha contado mi padre de cuando por allí pululaba.

Todos los garitos más punteros, gravitan alrededor de la Gran Vía y eso se agradece.

PD: No hay nada como despistarse un poco en el curre para hacer cosas de fundamento...