30.1.09

variedad de viernes nublado

Hacía sol hasta el momento en que decidí salir de la oficina, lo prometo. El día estaba igual de espléndido que ayer, y eso que los compañeros de Tenerife nos habían dicho que allí llovía y yo les había dicho de bromas "A ver si ustedes nos van a traer la nube para acá". Y nos la trajeron, vaya si nos la trajeron, gris oscura y llena de agua como toda nube que se precie. Categoría superior. Así que la esperada salida fue un poco menos alegre de lo esperado, y es que no saben cómo cambia las cosas en un momento ver el sol o no verlo.

Aún así, es viernes, y la alegría de tener un fin de semana por delante lleno de planes no pueden estropearla cuatro gotas de nada. Y ahora dejo el parte metereológico y voy con las chorradas habituales.

Por ejemplo, que al final me voy a sentir obligada a escuchar el disco de Animal Collective de tanto como se está hablando de él. Creo que no he escuchado entero ninguno de los anteriores, aunque sí canciones sueltas de las cuales algunas me gustaron y otras no me llamaron la atención en absoluto. En principio el tipo de música que hacen no es de los que me entusiasma, de hecho ni siquiera me inspiran mucha curiosidad. Para mí pertenecen a ese abanico de grupos que "hay que escuchar" porque están en boca de todos o se han puesto de moda en determinados círculos o son el hype de la temporada o llevas años oyendo hablar maravillas de ellos, pero que en el fondo me dan muchísima pereza. Todas esas razones para escucharlos son ajenas a la única que debería importar: que yo crea que puedan gustarme. Y supongo que por eso me hago tanto la remolona con ellos, aunque al final me pondré a oírlos y los mismo hasta me gustan. La portada del disco, eso sí, no puedo verla ni en la pantalla ni impresa, porque me cojo unos mareos de impresión nada más ponerle la vista encima (la pongo aquí porque soy masoca, por supuesto).

Y mientras me decido a atacarlo estoy entretenida escuchando la lista de las mejores 100 canciones del año pasado según Pitchfork, gracias al Spotify y al enlace que vi en Escolar.net (ese estupendo blog en el que los comentaristas padecen algún tipo de disfunción que los hace decir siempre estupideces, como esa manía de poner un comentario sólo por ser el primero en hacerlo; nunca lo voy a entender). Luego atacaré las 500 desde 1978, que también están enlazadas.

Por cierto, que nada más abrir la lista de reproducción me encontré con algunas canciones en color berenjena en lugar de blanco y, al pinchar en ellas, lo que ya me imaginaba: un cartelito con el aviso "This track is currently not available in Spain". O sea, que naranjas de la China para los españolitos. Lo que me pregunto es si estas canciones han desaparecido estos días o nunca estuvieron disponibles.

Más cosas sobre canciones. Estos días, además de acabar más saturada del Just Dance de Lady Gaga que de la famosa Tenía tanto que darte de Nena Daconte (es que está ahí cada vez que veo alguna cadena de música en la tele, y encima no me gusta nada), he estado enganchada a algunas canciones que lo mismo acaban con mi reputación de oyente. Ah, no, si yo no tengo de eso. Bueno, pues entonces les diré que el mono de no pinchar está consiguiendo que mueva como loca los lóbulos de las orejas en el trabajo, lo más que me permito mover, mientras escucho canciones como ésta:


Pueden criticarme todo lo que quieran, pero qué quieren que les diga, no sé ni cuántas veces he podido escucharla durante estas últimas semanas, y mis ganas de ponerla a todo volumen y mover las caderas siguen intactas. Si en lugar de pensar que estoy loca se han vuelto locos por la canción, les diré que se llama Floor on fire, y es de Pitbull (feat. Lil Jon & Machel Montano). La pueden encontrar en el fantástico blog de Felicia, First Up!, pero tendrán que rebuscar un poco porque no se pueden enlazar las entradas individuales.

En una línea parecida, otra canción que me parece un pelotazo es la versión de Head, shoulders, knees and toes que hizo K.I.G, y que supongo que ya la conocen porque la he visto en unos cuantos blogs. Les dejo también el vídeo de YouTube para que la oigan, aunque la canción la pueden encontrar en esos enlaces.


Wale hizo una reversión de esta canción hace poco, y está bien, aunque a mí se me hace un poco corta, así que creo que me quedo con la de K.I.G.

Por último, otra canción que me encantaría pinchar si pudiera (ni se imaginan el mono que tengo, pero el único sitio donde querría pinchar ahora es en el Mojo, que es donde podía poner estas cosas, y allí son demasiadas horas para lo que podría aguantar), es Ready or not (Original Mix) de CLP (Chris de Luca). De hecho, todo el EP me parece fantástico. En YouTube sólo está la versión remezclada por Diplo y yo prefiero la original, así que no lo pongo aquí.

Canciones pinchables de estas últimas semanas hay un montón, pero con estas tres creo que ya les he dado bastante la lata.

Ya está en la calle el número 29 de la revista de Ladinamo, y a mi buzón llegó anteayer, así que tengo un montón de cosas interesantes para leer el fin de semana. Nada más abrirla me encontré con un primer artículo que habla sobre la gentrificación y, entre otras muchas cosas, de Triball, así que desde el principio este número promete tanto como los anteriores. Si no la han conseguido por ahí, el número anterior, el 28, se puede leer en la web, y ya les digo que vale mucho la pena.

Últimamente las cosas están un poco peliagudas por aquí. Digamos que no trabajo en el mejor sector del mundo ahora mismo y, aunque no dejo que la preocupación por palabras como crisis o quiebra llegue a embargarme, reconozco que es inevitable sentir una cierta inquietud sobrevolando la oficina. Así que me refugio en los chistes de Zits, que cada día me gustan más (le coges de verdad el tranquillo cuando llevas unos días leyéndolos), y algunos de Dilbert, a quien acaban de despedir y pone a prueba el sentido del humor de cualquiera en esta situación. Por ejemplo:


Otra cosa que se puede hacer es irse al cine a ver cualquier comedia chorra, como las francesas por las que yo tengo debilidad. La semana pasada vimos Bienvenidos al norte (Bienvenue chez les Ch'tis), y por mucho que no vaya a cambiar la historia del cine, a mí me proporcionó 89 minutos de reírme sin parar. Tampoco le pedía más.

Lo que ya no me hace tanta gracia es que ya estén preparando la adaptación al estilo yanqui. Siempre igual, qué manía. Ahora pondrán a Jim Carrey o Adam Sandler como protagonista y para qué queremos más, un horror calcado a tantos otros que hay. No crean que no hay comedias estadounidenses que me gusten, que sí hay y muchas, incluso algunas muy chorras, pero reconozco que hay algunos actores a los que no puedo ver ni en pintura.

Creo que lo único que me queda por contarles es que el Granca, después de unas semanas un poco delicadas, parece que está remontando el vuelo y lleva ganados los últimos dos partidos. La verdad es que esta vez había motivos para los malos resultados: viajes maratonianos por culpa de la Euro Cup, que todos los años por estas fechas le pasa factura a los jugadores y que en el fondo no sabemos muy bien por qué seguimos jugándola, y lesiones inoportunas en jugadores clave, como Freeland y Moran (yo sigo convencida de que el equipo juega mucho peor cuando Moran no está, y Freeland estaba siendo nuestro mejor pívot este año). Además, después de un inicio de temporada fantastico, English y Norris, dos de los jugadores en que más fe tengo para que el equipo sea efectivo, han tenido unas semanas bastante flojas. Por suerte los dos lesionados están recuperados, English está de vuelta con unos números impresionantes, aparte de que verlo jugar últimamente es todo un espectáculo, y yo creo que Norris tampoco pasará mucho tiempo sin recuperar los números del incio de temporada, aunque más que sus números creo que lo importante es cómo marca los tiempos del equipo.

En fin, si quieren ver al equipillo, aprovechen que este sábado, o sea, mañana, nos retransmite La 2 contra el Barça, en el partido inverso al que nos retransmitieron el año pasado (cuando La 2 vino a nuestro pabellón después de muchos años sin hacerlo en liga regular). Al Barça aquí le tenemos tomada la medida, pero en casa de ellos no sé qué tal saldrá la cosa. De todas formas, yo me plantaré mañana delante de la televisión para animar como debe ser, si hace falta hasta con gorros y matasuegras.

3 comentarios:

probertoj dijo...

Tengo que decirte, Ana, que siempre me sorprendo de lo mucho que me gusta tu blog y de cómo me divierto leyendo. Por ejemplo, con este post, batiburrillo de tantas cosas que me interesan que parece escrito en mi cabeza.

Hace poco he escuchado una interesante entrevista al creador (o cabeza visible) de Spotify en la que decía que la retirada de canciones es algo circunstancial y que en sus planes entra que las cuentas premium den preestrenos de discos. Creo que están haciendo las cosas bien y que es una buenísima idea para que la industria discográfica aprenda a convivir con internet.

Yo debo de ser algo raro, pero creo que Feels sigue siendo el disco que más me gusta de Animal Collective. Y a este le veo cosas que antes no estaban y que me desagradan un tanto.

El chiste de Dilbert es tremendo; ánimo con la crisis, que ya se nota en todos lados y no sólo en sectores claves.

No sé por qué me da que el Kalise -gran marca de yogures, you know :P- va a ser el equipo más irregular de la ACB esta temporada. De momento, este sábado toca cascar, por muchas matasuegras que lleves.

probertoj dijo...

*muchos matasuegras

Ana Saturno dijo...

Pues sí, perdimos, perdimos (mi padre me preguntó un día si yo era de los que dicen "ganamos" y "perdieron", pero no, yo aquí a las duras y a las maduras). Que ganar hubiera sido casi un milagro estaba claro, pero eso no me evitó un cabreo de los gordos durante el segundo tiempo. No me parece de recibo que el equipo esté dos cuartos manteniendo el tipo sin problemas y de repente parezca que ha desaparecido del campo. Mucho menos de recibo me parece que estén cinco minutos enteros sin ser capaces de tirar a canasta (¡es que ni llegaban a tirar!) y que ni el entrenador ni los jugadores intenten solventarlo de alguna manera. Qué bochorno de segundo tiempo, de verdad, qué pena.

Lo más fácil sería lamentarse porque Freeland sigue lesionado e English no tuvo su día, pero el primer tiempo demostró que aún así el equipo podía plantarle cara al Barça. Hasta que llegó la pájara del tercer cuarto, como siempre.

Lo de irregular no te lo voy a discutir, pero es que es una irregularidad a la que estamos acostumbrados. Ganaremos casi todos los partidos de casa (espero que la derrota con el Cai en la primera jornada no nos pase factura al final); algunos de los de fuera, sobre todo con los equipos menores de la liga; y sufriremos un poco para meternos en los play-off, dependiendo de si somos capaces de ganar fuera a los medianos o en casa a alguno de los grandes. La historia de cada año.

Muchas gracias por los piropos a Los Latidos, que siempre reconfortan, sobre todo porque este año he empezado un poco espesa en el blog. Me gustaría estar escribiendo entradas más serias y coherentes, pero mi cabeza no da para tanto durante estas semanas. Así que es un consuelo ver que mis desvaríos los lee alguien todavía. :-D

Saludos