19.1.09

variedad de lunes con cansancio

Durante los últimos días, Los Latidos debería haber tenido muchas más entradas que las que de hecho hubo, pero diversos motivos aburridos y fastidiosos me impidieron dedicar más tiempo a escribir aquí. Les doy la lista y ustedes pueden poner el orden de importancia si quieren: mucho trabajo, mucho catarro y algo de pereza. En resumen, poca diversión.

La pereza venía motivada por el trabajo; después de estar un montón de horas al día pegada a la pantalla del ordenador me quedaban más bien poquitas ganas de encender otro en casa para ponerme a escribir. Tengo incluso correos electrónicos por contestar que debería haber escrito sobre la marcha, y ahí siguen. En fin, qué les voy a contar, seguro que saben de qué estoy hablando.

Para colmo, la reclusión impuesta por mi estado griposo hizo que me enganchara a dos entretenimientos de lo más absurdo: un juego de puzzles en la Nintendo DS y tres o cuatro programas del canal Decasa. El juego de los puzzles sólo está en japonés, así que cuando acabé todos los de la primera categoría, que eran puzzles de piezas clásicos, no sabía si iba a poder seguir con los otros. Pero si hace unos años me pasé horas y horas pegándome con juegos de cartas en japonés que no entendía en la Game Boy, no sé por qué iba a ser distinto ahora. Las adicciones y la cabezonería, cuando van juntas, son peligrosas.

Hace unos días, como todos sabrán ya, los propietarios de Público destituyeron a Nacho Escolar como director, para nombrar en su lugar a Félix Monteira, trabajador del grupo Prisa durante muchos años. En mi línea crítica habitual con los medios de comunicación españoles, se imaginarán que Público me merecía una opinión igual de dura que la que tengo de El País desde hace muchos años. Bien es cierto que por motivos distintos: me faltaba profundidad y rigor en muchas noticias, aunque era de agradecer que hubiera un periódico con una línea editorial algo distinta de la habitual supeditación a las grandes empresas y al capitalismo mal disimulada. Sin embargo, a pesar de que me gustaría decir que hay que darle una oportunidad al nuevo director antes de caer en el pesimismo y esperar que el cambio no estropee las cosas buenas que tenía el periódico, me temo que otros acontecimientos no me dejan mucho lugar para la esperanza. Me refiero a esta entrada en el blog de Antonio Jiménez Morato en la que explica que también a él le han dado vacaciones forzosas.

Es una lástima que en este país sigan sin entender que la diversidad de opiniones y puntos de vista da empaque, color y alegría, y que además es necesaria. Ojalá los medios de comunicación no se comportaran como ejércitos en los que no se admiten voces disonantes. Igual por eso en España estamos cada vez más sumidos en un bipartidismo absurdo.

Lo último que tengo que decir sobre este tema es que la actitud de Nacho Escolar, contestando a todas las preguntas que los lectores de su blog quisieron hacerle, le honra muchísimo. Más de uno podría aprender.

Cambiamos de tercio y les cuento que los Reyes Magos fueron muy generosos y me trajeron un montón de regalitos, sobre todo en las siguientes categorías: libros, discos y ropa de premamá. Ahora tengo una pila de lecturas pendientes y otra de discos para escuchar, que sólo abandonan la montañita que se ha creado al lado de la cadena cuando han sido suficientemente exprimidos.

Además, en el colmo de las buenas nuevas, hace un par de días llegaron a mi buzón los dos últimos lanzamientos de Birra y perdiz, ese maravilloso sello. Ísimos, el disco de Espanto, es una preciosidad y me ha tenido cantando El último día de las vacaciones durante horas. Y el de Kokoshca, a los que no había oído aún, me ha sorprendido muy gratamente. Si lo hubiera escuchado antes, no me cabe duda de que estaría entre mis discos preferidos del 2008. Energía, frescura y letras muy divertidas: el tipo de canciones que me hacen tener aún más mono de pinchar. Anda que no nos lo hubiéramos pasado bien cualquier viernes o sábado por la noche a ritmo de Kokoshca.

Y mis lecturas, que no avanzan. Sigo empantanada con Homo Sampler, es de esos libros que necesito leer despacio. Lo estoy disfrutando mucho, eso sí, aunque me desespero un poco de ver que necesito tanto tiempo para digerirlo. La Rockdelux de este mes ni la he hojeado aún, aunque eso tampoco es tan llamativo. Mi relación con la revista es de vaivenes: hay meses que me lanzo a romper el plástico y diseccionarla según estoy saliendo del estanco y otros que languidece sobre una mesa hasta que me animo a hincarle el diente.

Y para colmo, se avecina un nuevo acontecimiento para dentro de un par de días. Kiko Amat publica novela nueva (Rompepistas) y una aquí presente no puede esperar a tenerla en sus manos. Claro que cuando se dice que se publica el día 22 de enero, los habitantes de las islas, o la periferia en general (no estoy muy segura), tenemos que sumar un plazo de entre quince días y un mes hasta que por fin llega a nuestras librerías. Así que esta vez casi que voy a aprovechar que mis padres van a principios de febrero a Madrid para hacerles un par de encarguitos...

Por cierto, ese mismo día en la Fnac de Callao hay una presentación de Homo Sampler a cargo de Eloy Fernández Porta, así que los afortunados que estén cerca podrán matar dos pájaros de un tiro.

Los dejo con una curiosidad. En este vídeo de Mike Skinner las imágenes playeras son nada más y nada menos que de mi isla, Gran Canaria. Más concretamente, de la playa del Inglés, probablemente uno de los lugares de vacaciones preferidos para las hordas de adolescentes ingleses con las hormonas a flor de piel y afición por el alcohol a precios normales. La cerveza que aparece en las imágenes es la Tropical, que es la "cerveza nacional" de la isla. Vamos, que aquí es un objeto de veneración con su grupo de fans en el Facebook y todo. Y es que está buenísima.

La canción es Fix but you know it y aquí está el vídeo, gracias a José Ignacio, que me lo mandó por correo:



Volveré con todas las cosas que me estoy dejando hoy en el tintero.

1 comentario:

cerillasGaribaldi dijo...

A mi también me llegaron los de Birra y Perdiz. La verdad es que una gente curiosa con mucho mérito. Me los descubriste tú. Gracias