21.11.08

precaución, amigo conductor (i)

Lo primero que he aprendido de estar embarazada es que se me olvidan cosas que antes podría haber recordado durante años. Algunas más importantes, como orinar en el bote para poder hacerme unos análisis, pero también otras que parecen más prescindibles y que sin embargo a mí me molestan.

Desde el momento en que aprobé el examen teórico, sabía el nombre que iban a tener las crónicas de las clases prácticas que iba a escribir aquí. He estado un mes en lista de espera, hasta que anteayer me llamaron y me dijeron que empezaría ayer. Entonces me puse a pensar (sí, antes de empezar, agonías que es una) en cómo contaría la experiencia. Y me di cuenta de que no recordaba el nombre que quería poner a la serie. Llevo desde entonces intentando acordarme, pero no ha habido manera. Y les aseguro que me he exprimido el coco todo lo que he podido.

De todas formas, les contaré cómo va la cosa aún sin el nombre apropiado. Ayer, por lo pronto, me senté tras un volante por primera vez en mi vida y jugué a manejar el volante y los indicadores del coche por buena parte de la ciudad, durante media horita.

Aprendí que conducir es como cuando te prestan un juego nuevo de coches para la consola. Al principio te piñas contra todas las farolas, los bordillos y los semáforos, pero luego te das cuenta de que en realidad no tenías que girar tanto el mando para que el coche te hiciera caso.

PD. En la vida real no me di contra nada, no se vayan a pensar. Sólo era un símil.

6 comentarios:

DamagedGoods dijo...

> Lo primero que he aprendido de
> estar embarazada...

¿¿¿CÓMO DICES???

probertoj dijo...

Damaged, esto es el embarazo 2.0. Te piras un día, no lees el post correspondiente y no te enteras de nada.

Ana: ¿Has aprendido ya a insultar a los coches de al lado? Es la única diferencia respecto a conducir en la consola. Bueno, eso y que los coches de policía no son tan fáciles de dejar atrás

Iván dijo...

jajaja, qué bueno el sorpresón de damaged, aunque confieso que si yo no hubisese entrado en el link adecuado en la entrada anterior también me habría quedado ojiplático al leer esa frase :D

Ah, y suerte con esas clases. Recuerdo que en mi primera clase de conducir me metieron por una autopista en hora punta :S ¡emoción a tope!!! (y los huevos de corbata todo el rato también, me temo, jajaja)

Ana Saturno dijo...

:-D

La verdad es que la entrada embarazo 1.0 era un poco críptica, todo hay que decirlo.

Por ahora las clases son entretenidas, pero acabo con la sensación de que me falta una eternidad para poder ir conduciendo yo sola. Supongo que acabará por pasar, como todo (sólo que en este caso, previo desembolso considerable, menudo negocio que es esto de las autoescuelas).

Saludos

lito dijo...

Vaya, me despisto unos días y me pierdo la noticia del año...¡muchas felicidades!

Besos

Ana Saturno dijo...

Muchas gracias, Lito. :-)