14.8.08

www: amazon responde

Ayer por la mañana fui a Correos a buscar el primer paquetito de Amazon UK que me va a llegar estos días (me dividieron el pedido en dos, y el aviso del otro paquete, Murphy mediante, llegó justo cuando acababa de recoger el primero). Eran cuatro CDs, de los cuáles sólo el de Flying Lotus tiene el envase de cartón (por cierto que es chulísimo).

Cuando abrí el paquete me encontré con que la caja del disco de The Bug tenía dos rajas, no demasiado grandes, pero bastante visibles. Y no sé si es porque llevo una semana muy irascible y exigente con el mundo, pero el caso es que llegué a mi casa, encendí el ordenador y les mandé un correo quejándome. Les dije que no iba a devolver el disco sólo por eso, pero que sí quería quejarme por el embalaje, que podía ser bastante mejor ya que lo cobraban. Y que me había gastado mi dinero en un disco nuevo para que me llegara como nuevo y no así.

Vamos, que me desahogué.

Por la noche recibí un correo de Amazon en el que se deshacían en excusas y me ofrecían una compensación de £1.77 por las molestias. Y cuando digo que se deshacían en excusas es literal, en mi vida había leído un correo en el que me pidieran perdón tantas veces ni de forma tan educada. Desde luego a una se le quitaban del golpe el disgusto y las ganas de matar a alguien.

Además, me pedían que les contestara si estaba conforme con todo lo que me proponían, y por otro lado, que pinchara en un enlace para aceptar la respuesta recibida o rechazarla. Les contesté, acepté la respuesta, y esta mañana me he encontrado con otro correo confirmando lo hablado y explicándome cuándo me llegaría la compensación por lo daños, firmado por otro chico, y escrito en los mismos términos de absoluta amabilidad que el anterior. Ahora mismo, mientras escribo estas líneas, me ha llegado otro correo en el que me avisan de que ya me han ingresado el dinero.

Sé que se juegan sus clientes y su prestigio ante cualquier queja o incomodidad que tenga uno y que por eso son tan amables y tratan de compensarte enseguida, pero ¿en cuántas tiendas, físicas u online, se recibe una atención como ésta? Ojalá esto fuera la norma y no una excepción de las que te puede reconciliar con el mundo. Da gusto encontrar a gente tan eficiente y profesional.

Que viva Amazon.

6 comentarios:

probertoj dijo...

Amazon es un ejemplo de lo que debe ser el comercio (online o no): siempre sabes qué es de tu pedido, nunca se atrasa más de lo necesario y si pasa algo raro, tienes un mensaje diciéndote qué ocurre. Lo de las devoluciones ya es la leche: jamás he visto un sistema tan sencillo y tan bien pensado para el comprador. ¡Y hablamos de una tienda que no sé ni dónde está ubicada! Joder, es que voy a cualquiera de las del barrio y me cuesta más tiempo devolver algo.

Yo compensación nunca he recibido, pero devolución ya he hecho una y otro paquete se me perdió mientras volaba a España. Y en ambos casos, la resolución fue perfecta. Vamos, que parezco uno de esos tipos cuya foto sonriente aparece al lado de un testimonio de "satisfacción garantizada: la dicen nuestros clientes".

De todas maneras, acostumbrados a cómo nos tratan por aquí, me puedo imaginar el chorreo que le cayó vía email al señor de Amazon. ¡Todavía estará temblando!

DamagedGoods dijo...

Yo creo que estamos muy mal acostumbrados en España, y que en general tragamos con el servicio que recibimos y punto.

Mi anécdota: compramos una mesa de salón a una tienda nórdica (no IKEA, bastante más cara). Nos aseguran que tardan X días. Una semana antes de la fecha nos llega otra carta diciendo que se retrasaba el pedido 4 días más (que fue exactamente lo que se retrasó), y al poco tiempo un ramo de flores pidiendo disculpas. Cágate.

probertoj dijo...

Joder, ramos de flores y todo.

Yo creo que nunca que he comprado en una tienda de muebles han cumplido el plazo. Es más, lo asumo como algo natural.

No quería empezar con el Spain is different, pero muchas veces lo parece (para peor)

Ana Saturno dijo...

El asunto muebles suele ser bastante complicado, o incluso irritante muchas veces. Yo sólo he tenido problemas con Ikea, pero no por culpa de ellos, sino de la empresa de reparto de aquí.

En general intento quejarme siempre que recibo un mal servicio, aunque es verdad que a veces hay que tener paciencia y ganas para hacerlo. En Caja Madrid, por ejemplo, puse una hoja de reclamaciones hace tres años, y me dijeron que para que de verdad fuera efectiva tenía que llevar una copia a la oficina de no sé qué (me imagino que a la OCU). Nunca fui, pero me cambié de banco. Supongo que es una forma de actuar bastante propia de los españoles. Yo no estoy precisamente orgullosa por no haber llevado la copia.

Saludos

Jermanio dijo...

Lo he leído tarde, pero quiero aportar mi pequeño grano de arena:

Correos. Necesito que me envíen desde mi Toledo natal una fotocopia de la portada de un libro en el que participo como autor para aportar como mérito en una oposición-concurso. En Correos aseguran a mis padres que enviándolo con el servicio más caro llega en dos días máximo. Llegó a los 6 días, fin de semana mediante. En realidad se envió un martes y llegó el lunes. La aportación de méritos terminaba el viernes a las 15:00h. Cuando miro la fecha del matasellos o de un documento que me entrega el cartero, sustituto de la oficial, veo que el paquete lleva en Las Palmas desde el miércoles, pero que no les ha salido de los santos cojones entregarlo hasta ese día. Pongo una reclamación, para lo cual necesito meterme en la web, llamar dos veces a un 902 con cargo a mi factura de teléfono, consigo un número de queja que, si se decide a mi favor, sólo voy a recibir el importe que costó de más el servicio mega express, o como se llame, frente al ordinario. Eso fue en marzo de 2007. Aún estoy esperando. Pero tengo guardado, en un sitio muy escondido para no encontrármelo cuando rebusco entre mis papeles el dichoso resguardo, por si algún día me da por coger una recortá y liar la de Puerto Hurraco en una oficina de los putos servicios de Correos. Cada vez que escucho el anuncio radiofónico en Carrusel Deportivo me dan ganas de liarla. No digo más.

Ah, y tengo encargado un libro en una librería de las palmas desde el 25 de mayo. Iba a tardar 2 semanas, luego se retrasó por la huelga de transportes. Aún estoy esperando.

No digo más, pero me doy cuenta de que lo de Correos me ha jodido porque se me está hinchando la vena del cuello. Como se les ocurra mandarme flores se las comen.

Un saludo
Jenaro

Ana Saturno dijo...

Lo de que te obliguen a llamar a un 902 para cualquier cosa, sea queja, petición de información, sugerencia o lo que sea, es cada vez más frecuente. Y como siempre los consumidores pagando el pato. :-(

Mucho morro es lo que hay.

Besos