10.3.06

pensar en verde


Esta mañana, de camino al trabajo, cogí una calle (bueno, en realidad es un cajellón) por donde no había venido nunca antes, y me encontré con unos ventanales de marco verde desde donde se veía una oficina ordenadísima e impoluta. Me quedé embobada mirando aquellos archivadores de colores y la escalera de caracol hasta que llegó la revelación: eran las oficinas de Heineken. Tampoco fue muy difícil darse cuenta. Los trabajadores están literalmente rodeados por carteles verdes que dicen "Piensa en verde".

¿Se imaginan? Yo creo que me agobiaría si tuviera que trabajar así.

1 comentario:

xaxa dijo...

sería divertido ver que se ponen los fines de semana. Que neuras se te disparan