5.12.08

variedad de viernes casi polar

Ayer por la mañana, cuando llegué al trabajo, me dolían muchísimo las orejas del frío. También las manos, que las tenía congeladas, y me arrepentí varias veces de no haber cogido unos guantes antes de salir. Porque guantes tengo, pero no los he usado nunca en Las Palmas y me parece casi demencial la idea de hacerlo ahora. No sé a cuántos grados estamos, pero son muchos más que los que habrá en Madrid o en Toledo. Y sin embargo, yo, que he sobrevivido al frío del más crudo invierno de esas dos ciudades, estoy ahora congelada aquí.

Dicen que es la humedad, que se te mete en los huesos y por más que te abrigues es difícil combatirla. La sensación térmica es bastante menor que lo que marcan los termómetros y así estamos todos, congeladitos. Por suerte hoy parece que no hace tanto viento y gracias a eso mis orejas y mis manos siguen en su sitio.

El primer efecto del frío han sido las ganas de pasarme las tardes en el sofá, bajo una manta. Cosa que al final no he hecho en toda la semana, así que no sé para qué lo pienso. El segundo efecto han sido las ganas de escuchar canciones de Navidad, supongo que ayudado también por el hecho de que ya estén plantando flores de pascua en los parterres de la ciudad y que las casas y las calles empiecen a lucir la iluminación navideña habitual.

No sé si este año encontraré alguna que supere mis villancicos preferidos. Por lo pronto, estoy disfrutando mucho con las canciones de My Morning Jacket que contenía esta entrada de El Ruido de la Calle, especialmente con X-mas Curtain, que me parece preciosa.

Escuché el disco nuevo de Nacho Vegas, y acabé con la misma impresión que loveof74. No me pareció que estuviera mal, pero sí que no tenía nada nuevo. El mismo sonido que sus discos anteriores, la misma cadencia, todo igual. Lo que pasa es que a sus canciones antiguas les tengo mucho cariño de tanto oírlas, que Jenaro pone mucho sus discos en casa, y éstas todavía las miro de lejos. Y no sé si oiré este disco lo suficiente como para cambiar de opinión. Por ahora, me quedo con las otras.

Estuve escuchando también el disco de Calle 13, y también acabé con una sensación agridulce. Algunas canciones me gustaron bastante. Incluso No hay nadie como tú, que la primera vez que la oí me horrorizó porque me parecía una canción de Café Tacvba y no de ellos, ha acabado por convencerme más. Pero hay otras que me saturan, que me parecen metidas con calzador, como si en algún momento se les hubieran acabado las ideas y hubieran terminado por rellenar con material de segunda categoría. Sólo lo he escuchado una vez, así que es posible que vaya cambiando de opinión, aunque alguna que otra canción dudo mucho que vuelva siquiera a escucharla.

Y mientras yo trato de ponerme al día poco a poco con los discos que tenía pendientes, en muchos blogs van saliendo las listas de lo mejor del año. En otros, como Bailar sobre arquitectura, se cuestionan la necesidad o la conveniencia de sacarlas tan pronto. En el fondo yo no sé si la lista de los discos que más me han interesado este año podrá cambiar algo durante este mes, pero tengo claro que a mi conciencia le está pesando más de la cuenta no haber escuchado algunos discos aún. Ya no se trata sólo de que lo piense de vez en cuando, sino que el miércoles me pasé toda la noche soñando con el disco de Bon Iver, ése que a todo el mundo le ha maravillado y que yo sólo escuché una vez y no me llamó la atención en absoluto. Y no fue un sueño agradable, sino una pesadilla en la que el título del disco, materializado en letras grandes con vida propia, me perseguía por la ciudad.

Es verdad que con el embarazo sueño mucho más que antes, y que tengo muchas más pesadillas. Pero que un disco cuya música no reconocería me persiga me parece ya el colmo de la irrealidad. Supongo que acabaré por escucharlo de nuevo, aunque sólo sea por si acaso vuelve a visitar mis sueños.

En otro orden de cosas, esta mañana me encontré con la desagradable sorpresa de que han cambiado la apariencia de Google Reader, sin darle opción al usuario a escoger la nueva o seguir con la antigua. El resultado es que el plugin Better GReader ya no me sirve, y ahora no puedo ver los feeds con tanta amplitud como antes. Les parecerá una tontería, pero a mí me han hecho la pascua. Odio acostumbrarme a determinadas cosas que forman parte de mi rutina diaria y que de pronto me las cambien sin más ni más. Y que el resultado sea que me las descuajeringan, claro.

El apartado literario viene un poco extraño hoy. He recibido hace un momento un correo electrónico de la librería Fuentetaja en la que me informan de que han decidido otorgar los 1os Premios Librería Fuentetaja "con la intención de destacar valores democráticos y cívicos indisolubles con la función intelectual de difusión de la cultura que ha sido siempre el fundamento de existencia de la librería". Los premios, que se escogieron el pasado 18 de noviembre, son tan curiosos como esto:

  • Por lo que representa en favor de los derechos humanos a escala universal -> Barack Hussein Obama
  • Por el conjunto de su obra en favor de la libertad -> Fernando Savater
... Y así hasta seis. No es que me parezca mal que decidan dar unos premios, son muy libres de hacerlo, pero reconozco que al leer las categorías y los nombres me quedé casi en shock. Supongo que no pretenderán que algunos de los premiados se presenten el día de la entrega de premios, por no decir ninguno. Además, no entiendo muy bien la necesidad de que una librería otorgue unos premios de ese tipo, al margen de hacerse publicidad, claro. Si a eso le sumamos todo lo que pasó entre el año pasado y principios de éste, la verdad es que resulta casi tragicómico.

En el apartado libros les cuento que ya tengo Homo Sampler, por fin, pero no he podido ni empezarlo, así que durante este maravilloso puente pretendo ocupar mi sofá con mi mantita y mi libro todas las horas que pueda. Aún así, nada más leer la contraportada ya me puse a darle vueltas a esa primera frase: "¿Por qué las mujeres con clase tienen novios grunge?", más que nada porque yo llevo muchos años preguntándome (y preguntando a los demás) por qué a los punkis, alternativos, hippies y demás variantes les gustan tanto las pijas. Dudo mucho que el libro tenga la respuesta, pero en realidad tampoco me quita el sueño.

Esta semana he estado experimentando eso que eufemísticamente se conoce como "un pico de trabajo" y no he podido pasarme mucho por aquí (más que nada porque llegaba a casa sin ni pizca de ganas de encender otro ordenador). Espero poder subsanarlo en los próximos días, pero si aparezco y desaparezco como el Guadiana, ya saben por lo que es.

7 comentarios:

probertoj dijo...

Bueno BetterGreader ya no sirve, pero... aún te queda usar otras extensiones de greasemonkey con las que hacer eso de la pantalla extendida:

http://www.genbeta.com/2008/12/04-deja-google-reader-a-tu-gusto-gracias-a-firefox-y-greasemonkey

No pruebes la de Mac, que es muy mala, pero la de widerscreen te vale.

Estoy parcialmente de acuerdo con lo de Nacho Vegas, pero creo que el disco tiene al menos cuatro canciones de las mejores.


Tremendo lo del disco de Bon Iver: tus pesadillas sí que dan miedo. No temas, en todo caso, en breve empezarás a tener menos sueño y, al final de los 9 meses, te levantarás a horas intempestivas a hacer cosas que antes nunca se te hubieran ocurrido.

Aquí uno que necesiat más a menudo el latido en negrita del google reader aparezca más a menudo. Y ya contarás si Homo Sampler es para tanto.

cerillasGaribaldi dijo...

De Navidad voy consiguiendo el Please Come Back Home de Glasvegas, grupo que me encanta a pesar de lo pueril que aparentemente es su propuesta, y It's Christmas So We'll Stop de Frigthened Rabbits.

En cualquier caso, yo sigo tirando de la caja de Sufjan Stevens y no necesito mucho más.

Me encantan las preguntas sobre gustos dispares entre parejas, pero ahora que lo pienso creo que puedes tener razón con la tuya de ¿por qué a los punkis, alternativos, hippies y demás variantes les gustan tanto las pijas? Conozco casos que la cumplen afirmativamente, pero la tendré que meditar más tiempo.

Suerte, Ignacio

laincreibleverdad dijo...

Nacho Vegas... a mí me dejó de interesar en algún momento entre su anterior disco y este, un poco por lo que comentas tú, porque me parece que cada vez es más previsible. Me siguen gustando mucho sus primeros discos, pero ahora mismo me da una pereza enorme ponerme a escuchar su nuevo disco.

El de Bon Iver yo también lo escuché en su momento y tampoco me interesó demasiado, espero no tener pesadillas de ese tipo, jajaja.

Y me temo que también estoy de acuerdo con el de Calle 13, me estoy planteando muy seriamente no meterlo en mi lista de lo mejor del año :(

Freire dijo...

¿por qué a los punkis, alternativos, hippies y demás variantes les gustan tanto las pijas?... porque son hombres y a los hombres les gustan las mujeres por encima de la etiqueta que puedan llevar. A un hombre primero le gusta la mujer y luego se fija si el pija, hippie,...

Ana Saturno dijo...

No, no, lo de que les gustan las mujeres por encima de la etiqueta no me sirve. Igual debería haber aclarado mi pregunta, pero me refiero a por qué les gustan las mujeres pijas a pesar de que les desagradan en algún aspecto (intelectual, cultural...). Por supuesto, hablo de pijas de manual con todas las connotaciones. Y no puede ser sólo atracción física o sexual, sería demasiado simple. Yo estoy convencida de que en el fondo de esa pregunta subyace algo más.

Después de empezar Homo Sampler comprobé que en el interior del libro se reformula la pregunta de la contraportada y se expresa exactamente en los mismos términos en que yo la escribí aquí, y no al contrario. Lo cual me parece mucho más lógico, aunque sea por probabilidades de que suceda. No he llegado a la posible respuesta, pero si ésta existe, lo aclararé por aquí.

En cuanto al libro, no llevo mucho leído, pero por lo pronto les puedo contar que no creo que pueda leerse sin haber leído antes Afterpop. Es una especie de segunda parte o profundización de aquél, y se dan por supuestos un buen puñado de conceptos que se establecían en él. Así pues, si la lectura ya resulta de por sí algo ardua (a pesar de ser muy amena) en cuanto a entender todo lo que se nos quiere transmitir, creo que sin haber leído los conceptos de partida resultaría casi imposible.

Voy a ver si desintalo el Better GReader y pruebo las otras extensiones, proberto, porque está claro que ahora mismo no me sirve para nada. De todas formas, no pierdo la esperanza de que lo actualicen, es un plugin que nunca han dejado de desarrollar.

Me alegro de ver que estamos de acuerdo en la opinión sobre los discos, Iván. La verdad es que lo de Calle 13 me dio un poco de rabia, así que todavía espero que las canciones que sí me gustan vayan ganando peso.

Ignacio, yo sigo sin cogerle el tranquillo a Glasvegas, pero me has recordado que nunca escuché las canciones navideñas de Sufjan y seguro que están muy bien. Buscaré ésas y la de Frightened Rabbits que nos recomiendas, a ver qué tal.

Saludos a todos

Freire dijo...

Estoy escuchando el último de Extremoduro y me encanta!! eso significa que las pijas deben volverme loco, no?
Pues sí, lo reconozco!! me gustan y mucho. Aunque creo que en mi caso lo que debería preguntarse es "por qué me gusta Extremoduro" porque seguro que no te sorprende nada que me gusten las pijas ;)

Ana Saturno dijo...

A tu última frase: exacto, exacto. :-p

A ver si nos vemos antes de que pongamos rumbo a las frías tierras peninsulares.

Saludos