12.1.06

algunas veces no es una suerte vivir aquí

Llevo un par de días sin internet en casa, porque al router le debió tocar esa lotería de Navidad que a mí no quiso ni saludarme y ya no quiere trabajar más. No es que no transmita, o que vaya muy lento, no. Es que no se enciende. No sé si diría “hasta aquí llegué” o “adiós muy buenas”, lo mismo incluso las dos cosas, y nos ha dejado incomunicados con el mundo exterior.

Esto no debería ser un problema: si el router no se enciende, si ni siquiera hace contacto por muy bien enchufado que esté, pues que nos lo cambien por otro y santas pascuas, que para eso está en garantía. Pero parece ser que en este moderno mundo tecnológico las cosas nunca son tan sencillas.

Mi madre llamó a Telefónica para explicarles lo que le pasaba al router. Me salto la parte de los contestadores automáticos, la espera porque los operadores están ocupados y todas esas cosas que seguro que les son familiares. Por fin habla con ellos y le dicen que como han pasado más de seis meses (han pasado siete meses, es la ley de Murphy de las garantías de los poductos), ya no les corresponde a ellos el mantenimiento, y le dan el nombre de una compañía X que ahora no recuerdo y no tengo el papelito donde ella lo apuntó para mirarlo. Si puedo mañana les digo cuál es.

Siguiente paso. Mi madre llamó a la compañía X para decirles lo que le pasaba al router. Pensamos que vendría a cambiárnoslo por otro, pero no. El procedimiento es el siguiente: nosotros tenemos que enviarles el router a Madrid por correo o por mensajero, a nuestro coste, claro; ellos miran lo que le pasa al router y si encuentran el fallo, lo arreglan; si no encuentran el fallo, nos cobran 30 euros (¡30 EUROS!) porque consideran que el router no está roto; en cualquier caso nos lo vuelven a enviar, no sabemos si contra-reembolso o qué.

Actualización (13:30): la empresa en cuestión se llama Zixel, me ha dicho mi madre. Y además de todo esto, nos obligan a demostrar que tenemos el ADSL desde hace menos de dos años enviando algún documento por fax. Por ejemplo, nos dijeron, los recibos de teléfono del mes anterior y el posterior a tener el ADSL, cosa que todo el mundo guarda durante dos años, por supuesto. Menos mal que mi madre había guardado la factura. Fin de la actualización.

Las Palmas es la séptima ciudad de España en número de habitantes (casi 400.000 censados). Esto me hace preguntarme si el hecho de que aquí no haya servicio técnico para el router que venden con el ADSL de Telefónica se debe a que vivimos en unas islas o es que pasa en toda España excepto Madrid y, seguramente, Barcelona. No, no tengo la respuesta. De hecho, no hay servicio técnico en toda Canarias, y somos dos millones de habitantes. Divertido, ¿verdad?

No sabemos cual va a ser el plazo de la reparación. Mientras tanto, por supuesto, estamos sin internet en casa porque no tenemos router. No tengo la seguridad de que no vayan a cobrarnos los 30 euros aunque arreglen el router y luego nos digan que no le pasaba nada. No me miren así, cosas más raras se han visto. Cuando dimos de alta el servicio de ADSL con Telefónica, decía bien clarito que el router tenía una garantía de dos años.

¿...?

Todo esto me sugiere dos palabras: desvergüenza y abuso.

Así que, tal y como está el patio, no creo que podamos escribir mucho aquí en un tiempo (Jenaro está a tope de trabajo ultimando las cosas para venirse, y yo, ya ven). Me da rabia, ahora que le estaba cogiendo el gustillo al blog, pero intentaré escribir algo de vez en cuando. Y, relacionado con esta historia, no se pierdan la increíble aventura de El Teleoperador con Gas Natural, que empieza en esta página. Son tres capítulos, los enlaces están al final del anterior. Aparte de que su historia es mucho más grave que la mía, lo cuenta todo tan bien que se me escapaban las carcajadas en la oficina. Lo sé, lo sé, estas cosas no se deben leer en el trabajo, pero ¿les he contado ya que no tengo internet en casa?

4 comentarios:

xaxa dijo...

cachis la mar...

ya que os estaba empezando a echar de menos...
maldita timofónica!!

siloam dijo...

no , si te sirve de consuelo no es solo en canarias.
son unos liantes!

Javi dijo...

Hola!

Bienvenidos al maravilloso mundo del ADSL... En este sórdido laboratorio del nº4 de la C/Emilio Vargas, frente a mí tengo a un ingeniero de Zyxel, que resulta ser mi competencia...

Si hay algo que pueda hacer por ti, dímelo.

Zyxel es el fabricante taiwanés del equipo, tendrán o su propio servicio de atención al cliente para devoluciones o uno contratado, como ocurre en mi empresa (no diré cuál, que nuestros aparatos también se joden...)

Si te sirve de consuelo, hasta cuando conoces el negocio "por dentro", es difícil que te resuelvan una incidencia, incluso si sabes perfectamente de qué se trata. ...y de Wanadoo ni hablamos...

Ana Saturno dijo...

¡Muchas gracias, Javi!

Creo que por ahora tendré que limitarme a esperar, aunque si esta semana seguimos sin saber nada lo mismo te mando algún recadito para que tu compañero se lo pase a sus jefes (no te preocupes, que no diré nada soez...) :-D

Y, por cierto, ya te vale, que me he enterado de que tienes blog cuando vi tu nombre subrayado en tu comentario. ¡Viva! ¡Uno más para el club!