18.11.09

cuatro años de los latidos

La semana pasada un conocido común le dijo a mi madre que había visto mi blog. Ella le contestó que yo no tenía blog, sino página web y él le insistió en que era un blog. Ese mediodía, cuando me vio, mi madre me contó la conversación y yo me vi obligada a decirle que sí, que tengo un blog desde hace mucho tiempo. Entonces llegó la temida pregunta-acusación: "pues nunca me lo habías dicho" - dejemos en el aire que eso implica una de estas dos cosas: o bien mi madre cree que tengo que contarle todo o bien considera que tener un blog es algo digno de compartir y contar -, a lo que contesté con una respuesta-comodín: "es que sólo hablo de música".

Y la cosa quedó ahí. Hace algo más de un año pasé por algo parecido con mi padre, sólo que él no me preguntó, sino que me dijo (de forma bastante críptica) que había visto el blog. Había llegado a través de esta entrada de El síndrome de Chéjov, pero no sé si alguna vez ha vuelto a visitarlo porque no hemos vuelto a sacar el tema.

No es que no quiera que mis padres, ni cualquier otra persona, lean Los Latidos, ni mucho menos. Lo que no quiero es saberlo.

Durante cuatro años, este trozo de internet ha sido mi vía de escape, mi pizarra en blanco donde escribir todo lo que se me pasa por la cabeza. He usado durante bastante tiempo a un único lector comodín como destinatario de mis entradas, uno de esos trucos de los que se valen los escritores y que yo suelo necesitar. Resulta mucho más fácil escribir como si estuvieras contándole una historia a una persona en concreto que lanzar palabras al ancho mundo. Pero necesito que ese lector no esté presente en mi día a día, en el mundo de carne y hueso. Pensar que esto lo van a leer las personas de mi entorno me coartaría tanto que terminaría con la libertad que ahora siento cuando empiezo una entrada.

Por ese mismo motivo no he enlazado nunca el blog en el Facebook, a pesar de que muchas de las personas que tengo allí como contactos saben que existe y algunos incluso lo leen de vez en cuando. De hecho, las veces que he comentado algo del blog a mis amigos ha sido con el convencimiento de que no lo iban a leer. Resulta que algunos de ellos sí lo hacen, y me encanta, pero es algo en lo que no pienso a la hora de escribir.

Hay muchos lugares de internet que considero mi casa. Son todos los blogs y páginas que leo a diario y en las que comento con más o menos asiduidad. Pero Los Latidos no es mi casa, Los Latidos soy yo, y así quiero que siga siendo durante muchos años más. Por eso sigo en Blogger, manteniendo la misma dirección, por eso no hago pruebas con otros servidores, por eso me esfuerzo por escribir de vez en cuando a pesar de que las circunstancias de mi vida vayan cambiando. Puedo cambiarle el aspecto alguna vez que otra u organizar las entradas de forma distinta, pero la esencia siempre seguirá siendo la misma, porque es mi reflejo.

Mi página web y mi MySpace son las personas con las que sueño ser, y a las que a veces llego a tocar por un momento. Los Latidos es la persona que soy.

Este rincón cumple hoy 4 años. Yo cumplo 32 y mi hijo cumple 5 meses. Nunca un día 18 dio para tanto.

--

Para celebrarlo, aquí está el mix que quise hacer antes de dar a luz y nunca llegué a terminar. Empezó siendo un puñado de canciones que iba a pinchar en la despedida de soltero de mi amigo Juan Carlos (en realidad debería haber pinchado en la boda, pero el embarazo me impidió ir a Granada a la celebración), y que efectivamente pinché, la única vez que me puse tras los platos con el barrigón. Después fue evolucionando hasta convertirse en un conjunto de canciones que me resultan especiales sin ningún motivo en especial, sólo por la música en sí. La mayoría sirven para animarse y casi todas para bailar. Al fin y al cabo, este blog hoy es una fiesta.

El listado (no esperen encontrar nada del otro mundo):

01 Velvet Underground - Who Loves The Sun
02 The Kinks - Starstruck
03 The Housemartins - Happy Hour
04 Paul Simon - You Can Call Me Al
05 They Might Be Giants - Birdhouse In Your Soul
06 Dexy's Midnight Runners - Jackie Wilson Said (I'm In Heaven When You Smile)
07 Vampire Weekend - A-Punk
08 Violent Femmes - Blister In The Sun
09 The Smiths - Ask
10 R.E.M. - Stand
11 The Shins - Australia
12 Pulp - Sorted for E's & Wizz

Y el mix, en la tarta.


PD. Cumplo 32 pero me siento como si tuviera 20, que conste. :-D

4 comentarios:

Javi dijo...

Felicidades, Ana!!!

Me alegra mucho que este 18 aglutine tantas cosas buenas.

También encontrarme un mix con tantas antigüedades, sobre todo los dos primeros temas :-)

A disfrutarlo los tres!

Un besazo

xaxa dijo...

Hola,
no te aflijas por lo de los padres.
Por culpa de Ana no solo lo leen mis padres, sino parte de mi familia.
Aunque nunca ninguno deja comentarios.

Hace unas semanas puse unas frases de Goebels a tenor de la politica actual.
Tengo la sospecha fundada de que hay gente en mi familia que se piensa que soy nazi...

... y hasta aquí puedo leer.

Sí, mejor que los padres estén lejos.

Ana Saturno dijo...

Muchas gracias, Javi, y gracias por tu mensajito, que me hizo mucha ilusión :-)

Hristo, claro, es que además te vas haciendo fotos chungas con bigote y les das alas... :-D

Muchos besos para los dos

Anónimo dijo...

...me imagino la mirada!

:P

Espero seguir disfrutando de vez en cuando de las entradas para el lector X.

1 beso grande, Raquel.